22
Oct
2015

No será

No nos veremos en los callejones solitarios
ni en la sutileza de los almendros en flor.
No será la primavera de los amantes,
ni las aceras troceadas por la escarcha,
ni siquiera esa ceguera que el sol impone.
No será entonces en territorio de los hombres,
ni en ningún paraíso de puestas de sol.

De ser,
será en el recuerdo,
más no en la enfermiza nostalgia,
no en la ansiedad desabrida,
no ni nunca en la inclemencia desafecta.

De ser,
que sea en la serenidad que no olvida,
en el pausado silencio,
en la pronunciada curva de tu espalda menuda,
en la aspereza fresca de tu piel
en la incontinencia de la carne henchida
y de ese derramar el mundo
sin convertirlo en ceniza.

De ser,
tal vez lo sea en la memoria infinita de las texturas,
en el aliento épico de lo nunca perdido.
en la inexistencia hueca de las despedidas.

Hay otra vida ahí fuera,
efímera y tenaz como la lluvia,
desposeída de lo ilimitado,
más como el rumor de un cuchillo que vuela despacio.
Hay un corazón aturdido que palpita,
el hormigueo de lo intangible
un dejar vagar la vista y los labios,
una fe ingenua en que todo lo pasado
en algún sitio se precipita.

Fotografía: Martin Engelbrecht

You may also like

Casi solo verbo
Suturas
Amaneciendo
En tu piel

Leave a Reply